domingo, 14 de abril de 2013

Venezuela: la siembra nueva - Liliana Daunes


Venezuela: la siembra nueva
Liliana Daunes
Desde el aire, Caracas es una ciudad dibujada en la niñez. Cerros cubiertos de casitas desordenadas y coloridas, nubes que atraviesan los cerros, caminos que se pierden.  Desde el aire se ve también el mar… el Caribe, y no se divisa tanto auto que la puebla y atraviesa más que las nubes, menos que la gente.
La gente en Caracas es pueblo. Eso vine a descubrir, a dejar que me atraviese…
Ya en el aeropuerto llamó mi atención un cartel que al darnos la bienvenida nombra a Venezuela como “el primer país latinoamericano de mayor distribución de la riqueza y el quinto en matrículas universitarias”.
Después de un largo trecho entre subidas y bajadas, y un túnel extenso de más de un kilómetro llegamos a destino, el ALBA Caracas, ex Hilton, hotel expropiado por la revolución bolivariana y recuperado para el pueblo. Frente a él, el Museo de Bellas Artes, la joven Universidad Nacional Experimental de las Artes y el Teatro Teresa Carreño, recuperado también para el arte popular.

Solos somos gota, juntos aguacero.

Y con la fuerza dulce del agua que riega la tierra fértil recién sembrada, un pueblo canta “Chávez vive, la lucha sigue”, y reafirma diciendo, gritando, susurrando “yo soy Chávez, todas y todos somos Chávez”, su decisión de cuidar y profundizar esta experiencia revolucionaria de un socialismo bolivariano donde la patria y la matria se entremezclan con cristos y santitos, alabanzas a la madre naturaleza, cantos indígenas y negros, en una conjunción de realismo mágico, y luminosa promesa de buen vivir.

Que me perdonen los muertos de mi felicidad.

La plaza, las siete avenidas, y las ciento de calles ‘rojas rojitas’, dan paso de la memoria a los hechos, y lo que aparecía sólo como consignas es una realidad contundente y conmovedora. Sumada a esta marea que construye el socialismo bolivariano que se proclama antiimperialista, anticolonialista, feminista, diverso, indigenista, afro, popular y democrático… ¿por dónde empezar?...me pregunto… como se preguntó el poeta alguna vez… ¿por la ropa o por el corazón? Y vivo esta experiencia revolucionaria compleja, contradictoria, pero activa, joven, en construcción permanente, profundamente convencida…

¿Tú crees todavía en la revolución?

La contagiosa alegría del “SI”, en Venezuela se puede, y Maduro garantiza… más la profunda preocupación por el “TAL VEZ” de Nuestramérica.
Mientras más grande sea la brecha, más se garantiza la paz. Por eso se buscan 10 millones de votos para el chavismo, en un país en el que están habilitadas alrededor de 18 millones 900 mil personas para definir entre izquierdas y derecha los comicios. Por eso se invitó al cierre de campaña de Maduro al N° 10 argentino, y por aquí anduvo Diego Maradona pateando pelotas hacia la marea roja, garantizando goles.

“Hay garantías, pero no está todo tranquilo”

De esto no se habla en los grandes medios, pero se sabe que las provocaciones se cobraron ya tres muertos.
En medio de un clima enrarecido por el accionar conspirativo -el dirigente político chavista Diosdado Cabello presentó el miércoles pasado pruebas de planes desestabilizadores de la derecha venezolana para atentar contra la tranquilidad del país y generar un caos-, muchas son las recomendaciones dirigidas a construir la paz: "Seamos un factor de equilibrio. Seamos un factor de concordia. No caigamos en provocaciones” "Ustedes, hombres y mujeres de conciencia que aman al país, independientemente de lo que piensen, sean constructores del escenario de la paz. No se dejen llevar por la mentira, por el engaño para llevarnos a escenarios de dolor”

Yo no soy escuálida, ni lo quiero ser.

El candidato de la derecha, Henrique Capriles Radonski, quien dice en su campaña “yo no soy la oposición, yo soy la solución”… viene intentando apoderarse de los símbolos del socialismo bolivariano. Incorporaron a sus actos el himno nacional, canción revalorizada por el gobierno de Chávez, nombraron a su comando de campaña como Simón Bolívar, utilizando también en sus actos fragmentos de canciones de Alí Primera, el histórico trovador revolucionario. Aquí como allá, en alguna pared escuálida se escribió un mensaje de odio; “viva el cáncer”. Sin embargo la derecha dice que busca la “conciliación del país”…

El pueblo está maduro.

Y siguiendo el tema de los símbolos, el cierre de campaña chavista se realizó el día en que se cumplían 11 años del golpe fascista que pretendió derrocar el gobierno popular. Pero a aquel 11 le siguieron el 12 y el 13 que devolvió a Chávez al poder, y esta vez llegará el 14 para confirmar a Maduro como presidente que garantice la continuidad del proceso que busca la independencia socialista para Venezuela.
Nicolás Maduro en su discurso de cierre de campaña se comprometió a seguir buscando la paz. A combatir la corrupción y la burocracia. A profundizar el sistema socialista basado en las Misiones, fortaleciéndolo con más viviendas para el pueblo, reestructurando, como primer medida y al día siguiente de asumir, el sistema eléctrico, declarando la electricidad como servicio de seguridad del estado. Ratificó la alianza estratégica entre Brasil, Argentina y Venezuela. Se comprometió a asumir la dirección del Mercosur.
En un diálogo imaginario pero real con Hugo Chávez, le dijo quien fuera su último vicepresidente:
"Comandante, no pudieron contigo, no podrán con nosotros jamás. Aquí estás: invicto, puro, único, transparente, verdadero, vivo para siempre y por todos los tiempos futuros".
Alegría y dolor marcan nuestros días. Después de la despedida, hay una urgencia de reencuentros. Como canta el trovador cubano, “todos los amigos del amigo, tienen el alma bordada”.
Con el alma bordada hoy hablo, escribo, sueño y canto. Creo más que hace unos días, en nuestra revolución, la que nace cada día, en este territorio mágico y real que nos habita.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario